Trastorno de Panico

Se caracteriza por la aparición temporal, súbita y aislada, de miedo o malestar intensos, acompañada de 4 (o más) síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros diez minutos.

Agarofobia

La característica esencial de la agorafobia es la aparición de ansiedad al encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil (o embarazoso) o donde, en el caso de aparecer una crisis de pánico inesperada, puede no disponerse de ayuda. Los temores agorafóbicos suelen estar relacionados con un conjunto de situaciones características, entre las que se incluyen estar solo fuera de casa, mezclarse con la gente, hacer colas, pasar por un puente, viajar en autobús, tren o automóvil. Para atravesar éstas situaciones, suele hacerse indispensable la presencia de un conocido para soportarlas.

Fobia Social o Trastorno de ansiedad social

Consiste en el temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación negativa por parte de los demás. El individuo teme actuar de un modo (o mostrar síntomas de ansiedad) que sea humillante o embarazoso . La exposición a las situaciones sociales temidas provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de pánico. La persona reconoce que su temor es excesivo e irracional. Las situaciones sociales temidas, se evitan, o se experimentan con ansiedad o malestar intensos. La evitación, ansiedad, o malestar que aparecen interfieren acusadamente con la rutina normal del sujeto (ámbito laboral, académico, social) y de no ser tratado el cuadro, llega a ser incapacitante. Existen dos tipos de fobia social: generalizada (si los temores hacen referencia a la mayoría de las situaciones sociales) y discreta (cuando los temores se reducen un área específica, como por ej.: temor a rendir exámenes o a hablar en público).

Trastorno Obsesivo Compulsivo

La característica esencial de éste trastorno es la presencia de obsesiones (ideas, pensamientos, impulsos o imágenes, persistentes, consideradas como intrusas e inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar significativo) o compulsiones (comportamientos o actos mentales, recurrentes, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o malestar, pero no proporcionar placer o gratificación). La persona se siente impulsada a realizar la compulsión de carácter recurrente, lo suficientemente graves como para provocar pérdidas de tiempo significativas (ej., el individuo le dedica más de una hora por día a éstas actividades) o un deterioro acusado de la actividad general, o malestar significativo. La persona reconoce que las obsesiones o compulsiones son exageradas e irracionales.

Obsesiones: Son ideas recurrentes que se relacionan con temas como : la contaminación, dudas repetitivas (como haber cerrado la llave del gas o puerta, o dudar de haber atropellado a alguien con el coche) necesidad de disponer las cosas en un determinado orden, impulsos de carácter horroroso (ej. Herir a un niño, o gritar obscenidades en una iglesia) y fantasías sexuales (ej. una imagen pornográfica recurrente).
Dichas ideas, el individuo intenta neutralizarlas a través de actos, es decir, las compulsiones.

Compulsiones: Son comportamientos como por ej. el lavado de manos, la puesta en orden de objetos, comprobaciones, (o actos mentales, como rezar, contar, repetir en silencio).
Las obsesiones y compulsiones interfieren acusadamente en las actividades habituales del sujeto, interfiriendo en los ámbitos laboral, académico, y actividades relacionales.
De no recibir tratamiento adecuado, pueden desestructurar enormemente la vida de la persona.

Trastorno por Estrés Post Traumatico

La característica esencial, consiste en la aparición de síntomas característicos que sigue a la exposición de la persona a un acontecimiento estresante y extremadamente traumático, donde se visto envuelto en hechos que representan un peligro real para su vida o para su integridad psicofísica, el individuo es testimonio de situaciones donde se producen muertes, heridos, o existe amenaza para la vida de otras personas. La respuesta del sujeto, incluyen temor, desesperanza, horror intensos, re-experimentación persistente del acontecimiento traumático (la persona siente que el acontecimiento vuelve a suceder), evitación de los estímulos asociados a él, y embotamiento afectivo (falta de respuesta emocional). Dichos síntomas provocan deterioro importante en la vida cotidiana del individuo.

Fobia Especifica o Fobia Simple

La característica esencial es el miedo persistente e intenso a objetos o situaciones claramente discernibles. La exposición al objeto fobígeno provoca una respuesta de ansiedad. Esta respuesta puede adquirir la forma de una crisis de pánico. El individuo reconoce la irracionalidad del temor, desencadenado por la presencia o anticipación a un objeto o situación específicos (Ej.: volar en avión (aerofobia), precipicios, animales, administración de inyecciones, visión de sangre,etc.) Las situaciones de fobia se evitan o se soportan a costas de altos niveles de malestar, . Merecen tratamiento en aquellos casos en los que la fobia interfiera marcadamente con la rutina cotidiana del individuo.

Tipos de Fobias

  • Tipo animal
  • Tipo ambiental (alturas, tormentas, agua, etc.)
  • Tipo sangre-inyecciones-daño
  • Tipo situacional: aviones, ascensores recintos cerrados
  • Otros tipos: (Ejemplos: atragantamiento, vómito, adquisición de una enfermedad, etc.)

Trastorno por Ansiedad Generalizada

La característica esencial de este trastorno es la preocupación excesiva y al ansiedad del individuo, que se centran en diversos acontecimientos de la vida cotidiana. A la persona le resulta difícil controlar la preocupación. La característica esencial de este trastorno es la preocupación excesiva y al ansiedad del individuo, que se centran en diversos acontecimientos de la vida cotidiana. A la persona le resulta difícil controlar la preocupación. La preocupación y ansiedad se asocian a tres o más síntomas: inquietud o impaciencia fatigabilidad fácil irritabilidad dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco tensión muscular alteraciones del sueño La ansiedad , la preocupación y los síntomas físicos provocan malestar significativos, deterioro social, laboral o académico o de otras áreas importantes para la vida de quien los padece.